El Becario: cuando quieres darle besitos y achuchones a De Niro

Anne Hathaway es una mujer Cosmo y Robert De Niro “el becario” can totally deal with it

Sí pero no.

De qué va la peli

En El Becario Jules (Anne Hathaway) es la dueña de la empresa online About to Fit: una tienda de ropa que hace todo lo posible para que parezca que la tienes entre las manos. La empresa recuerda un poco a Nasty Gal de Sophia Amoruso, siendo una start up creada desde casa por una mujer que acaba convirtiéndose en un hitazo.

Todo cambia (actually not) cuando en About to Fit, con más de 200 empleados todos ellos muy millenial (in a very bad way), entran unos becarios senior que van a revolucionar (a ver, revolucionar tampoco) el ambiente juvenil y, admitámoslo, un poco botellonesco. Entre ellos destaca Ben (Robert de Niro), un señor de 70 años al que todo el mundo adora y que acabará siendo muy importante para Jules.

La mujer Cosmo

Jules cumple con todos los requisitos para ser una chica Cosmo:

“Si Google pone salas de juego para que sus empleados se desestresen pues yo pondré una masajista, que así no se levantan del sitio” esta frase también va a mis memorias, ¿te lo has apuntado todo, bonita?
  1. Dirige su propia empresa creada desde la nada en la más absoluta soledad
  2. Vestir muy bien no le impide ser cariñosa con su prole
  3. Sigue esa filosofía tan Cosmo de hacer un poco de deporte mientras estás en la ofi porque somos mujeres y amamos el multitasking
  4. Come poco o nada y cuando lo hace no se sale del sushi o la pizza (acompañada de vino)
  5. Está casada con un nice guy de manual por el que se siente tremendamente responsable y se fustiga por ello

Jules es buena tía. En serio. Es una tía normal. Con sus cosas. Lo que pasa es que se le ha ido un poco de las manos. Le encanta lo que hace y yo la apoyo pero Jules, tronca, enough. Deja de seguir al dedillo todo lo que dice Mujer Hoy y vive un poco tu vida. Que lo de Superwoman es otro engaño, que te lo digo yo.

El señor mayor enrollado

Mr Congeniality, como así lo llaman algunos, es un hombre formal, con su traje, su pañuelo de tela y sus consejos de señor mayor que acaban siendo tremendamente útiles. En El becario, Ben hace una labor esencial: sacar a Jules de esa burbuja del tengo-que-llegar-a-todismo tan asfixiante. Cuida de ella como un padre, y mira, a mí es que me toca la fibra. Es una peli dominguera, sí, pero una tiene feelings. Ben consigue abrir la tapa de esa olla a presión constante que es la vida de Jules. ¿Cómo? Pues ayudándola a que vea lo que verdaderamente importa. Porque sin duda, que alguien te quiera, te ayude y te aporte perspectiva nunca está de más. 

Soy un señor mayor pero no me importa hacerme el enrollado y el open minded, ni siquiera ante la cantidad de gilipolleces que hacéis por aquí.
Domingueo asegurado

La película cae en multitud de clichés y tópicos sobre la vejez, las start ups, los millenials informáticos y las mujeres emprendedoras. Desde luego, a mí no me parece excesivamente malo eso en una película dominguera. En un género destinado al perreo se agradece la exageración de los tópicos sociales, un poco por el contraste.

Lo bueno que tiene El Becario es que no quieres ser Jules, que es quien te dicen que deberías ser en la vida real. Pero además, te empuja un poco a querer ser Ben, cuando en la vida real te da una pereza y pánico enorme envejecer.

Es una película dominguera de manual, con su poquito de superación de obstáculos y su poquito de actores estrella.  No es una película de grandes sorpresas. No te descubre algo increíble sobre la vida. Entretiene. Y eso ya es suficiente.

El Becario en FilmAffinity.

Está disponible en HBO España.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *