Freak, el libro de Soy una pringada

en

Antes de empezar, debo reconocer que hay que ser un poco directioner para tener ya leído Freak, el libro de la Pringada, cuya presentación fue el pasado 19 de noviembre (es decir, hace 4 días). Pero bueno, que mega proud de mí misma os lo digo.

<3

Quién es Soy una pringada

Hay gente que dirá que Soy una pringada es una youtuber, pero creo que en esta frase faltan muchas cosas.

Yo la conocí con este vídeo y me enamoré de su argumentación, de su analítica y de sus ganas más que justificadas de morir. ¿Por qué? Porque describe perfectamente un sentimiento generacional que está ahí y que todos tratamos de esconder con carpetas y tazas de Mr Wonderful  y posts e imágenes inspiracionales sobre LOS LUNES. Recuerdo cuando empecé a compartir algunos de sus vídeos con mis amigos Alfons y Manel, ávidos consumidores de youtube, y desde entonces no dejamos de seguirle la pista.

Pero, ¿por qué Soy una Pringada no es como los otros youtubers?

  1. Publica un vídeo cuando tiene algo que decir, si no se calla y nos ahorra un odioso vídeo comiendo chuches japonesas.
  2. Genera contenidos propios, que le pertenecen solamente a ella y que pocas veces intentan aprovechar la actualidad o las modas para generar más tráfico.
  3. Ha sabido utilizar Youtube como una plataforma en la que mostrar su talento y ser capaz de trascender y llevar a cabo proyectos más allá de Youtube. Como su libro.

Freak: El libro de Soy una pringada: ¿de qué va?

En Freak, Esty Quesada aka Soy una Pringada relata su adolescencia de la manera más cruda y normalizada posible, como si te estuviese vomitando en el pecho mientras se fríe unos san jacobos. Lo hace desde el dolor, sí, pero también desde la satisfacción de haber sobrevivido manteniéndose fiel a sus convicciones.

Cuenta el bullying que le hacían sus compañeros, su primer desamor, su inquebrantable orgullo (muy de Leo) que la hacía mantener lo más digna posible mientras quería morirse por dentro. Narra la muerte de su padre como un volantazo que deriva en otro paisaje completamente adverso. La incapacidad de concluir por la brusquedad y los sueños con ánimo de confundir y alimentar a los monstruos. Habla de la ouija <3 <3 <3. De los referentes que la hicieron sentirse parte de algo. De sus sentimientos. Su mutismo selectivo y su incapacidad para aceptar las evoluciones corporales derivadas de la pubertad. Y de su nuevo amor.

Me gustaba ponerme la zancadilla a mí misma, no vaya a ser que mi vida se volviese fácil y alegre de un día para otro. Qué horror, si hubiese sido así nunca hubiese podido escribir este libro. Estaría por ahí haciendo vlogs de moda y tirándome al cuello del primer moderno de Malasaña que encontrase. No desperdiciéis el dolor, es lo que os salvará de una vida mediocre.

Para mí este es el mejor punto de todo el libro. Soy una Pringada se pasa por el forro los convencionalismos porque se ha enfrentado al dolor. No ha cerrado los ojos. Y es que la actitud cobarde es la que se levanta todos los días haciendo como si no pasara nada, la positivista. La actitud valiente es tener los ovarios de estar mal y aparentarlo, verbalizándolo.

Freak está escrito un poco como un blog. Misma inmediatez pura y racionalizada de un diario personal que sabes de sobras que va a leer tu hermano por mucho que lo escondas debajo de la cama. Hay una parte de textos cortos tremendamente deprimentes (YASSS!) y otro apartado con citas de letras de The Smiths y otros referentes que salvaron la vida de Estitxu.

Freak es un libro bien. Creo que Esty Quesada lo ha escrito más por ella que por nosotros. Pero es que también eso forma parte de su manera de ser. Aún así, por mi parte he echado de menos un poco de crítica social, de deconstrucción del entorno, de cuestionarse no sólo por qué su vida era una mierda desde dentro, si no también a nivel estructural. Más allá de las personas concretas.

Soy una Pringada “la Lena Dunham española”

A la gente le encanta enlazar porque simplifica y ordena mejor los pensamientos. Sin embargo, para mí no tienen nada que ver. Sí es cierto que ambas son jóvenes que se muestran sin tapujos, pero creo que Soy una Pringada va un poco más allá. Lena Dunham te echa a la cara la realidad, con sus absurdos y sus incongruencias. Un poco para que la destripes y asimiles y dejes de mirar hacia otro lado.

Para mí, Soy una Pringada descoloca, provoca y altera. Es una agitadora profesional. Tuerce las tuercas hasta reventarlas porque sabe perfectamente que en la miseria es donde surge la magia, la esencia real. Lo verdaderamente relevante de Soy una Pringada no son las cosas que dice o cómo las dice, si no las reacciones que genera. Que Fernando Tejero se sienta tan intimidado por sus comentarios que tenga que llamarla “bicho” en 2017, y que un guionista de LQSA tenga que quejarse de que se le haga caso. Fernando Tejero. Un señor con su carrera bien hecha. A una youtuber modesta. Empezando. Da que pensar.

¿Lo recomiendo? Pues creo que si no eres fan de Esty te la va a sudar este libro, así te lo digo. A mí me ha parecido bien. Ninguna masterpiece pero entrañable y la queremos. Y podría eentrar perfectamente en el Challenge de 1 libro al día durante 7 días, ya que es cortito y se lee en una tarde #ideas.

** Debo decir que hace unos meses fuimos a verla pinchar a Razzmatazz cuando la Sharon Needles y yo iba como una cuba y me acerqué y le dije, con el full pack de moñas puesto “Pringada te quieroooo” y ella me dijo G R A C I A S. Así. Con esa tonalidad neutra de medio asco medio vergüenza medio búscate mejores referentes. Y fue el mejor gracias que me han dado en mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *