Voy a leer un libro al día durante 7 días. Día 1.

Leer un libro al día durante 7 días

Cuando te has leído sólo un libro y ya te sientes tope intelectual, única y diferente como Bella y el mundo está lleno de Gastones y casi vas y te compras la JotDown porque dicen que reading is sexy pero luego abres el twitter y se te pasa todo el hype.

7 libros en una semana: ¿sí se puede?

Pues como estoy muy enfadada con lo poco que leo y como me encanta meterme maratones, aquí va un challenge. Más moderna que un maniquí de Bershka. He decidido leer un libro al día durante 7 días. Y contarlo por aquí. ¿Me explicas la fantasía? A veces me da pereza leer porque suelo hacerlo antes de ir a dormir. Y duro 20 segundos. Y los libros se me hacen eternos. Y me olvido de las cosas. Y eso está muy feo. Es de fatal educación.

¿Cómo lo vas a hacer, hija mía?

La verdad es que ha sido bastante improvisado. Casi tanto como el carnet de la biblioteca que me he hecho hoy. Ella es una escritora wannabe barra lectora con bajo poder adquisitivo. Todavía no he escogido todos los libros así que SE ACEPTAN SUGERENCIAS. Eso sí, me he propuesto que los textos no sobrepasen las 200-250 páginas, para no cogerle asco. Que esas cosas pasan. Pero no me enredo más, ¡empezamos!

Libros que se pueden leer en un día

Día 1: Modelos de Mujer – Almudena Grandes, 1996. Tusquets Editores. 248 páginas.

Duración de la lectura: menos de 5 horas aproximadamente.

La portada es un poco MEH, también te lo digo.

¿De qué va? Para empezar, confesaré cabizbaja que jamás había leído ningún libro de Almudena Grandes. Y me ha flipado bastante. También es verdad que yo soy bastante impresionable. Pero este libro está muy bien pensado. Modelos de mujer se compone de 7 relatos escritos entre 1989 y 1995. Todos tienen perspectiva de mujer. Porque quien lo escribe es una mujer. Y eso es algo que explica fantásticamente Almudena en su prólogo, que voy a tener que citarte porque madre mía:

Pero como en el mundo literario prevalece un principio de discriminación sexual que obliga a las escritoras a pronunciarse a cada paso acerca del género de los personajes de sus libros, mientras que los escritores se ven privilegiada y envidiablemente libres de hacerlo, me gustaría aclarar, de una vez por todas, que -al igual que no reconozco una literatura de autores madrileños, una literatura de autores con el pelo negro, categorías que, de momento, nunca me han amenazado, a pesar de que una madrileña alta y morena puede llegar a tener una visión del mundo muy distinta a la que se haya construido, por ejemplo, una sevillana bajita y rubia- creo que no existe en absoluto ninguna clase de literatura femenina, y, precisamente por eso, todas las protagonistas de estos cuentos son mujeres.

Momento reivindicativo nada más empezar

Y sigue pero tampoco es plan de copiarlo todo pero vamos que básicamente lo que ella defiende es que ella escribe historias de mujeres porque ella es mujer. Y que eso es lo que sabe y en lo que se encuentra más cómoda. Y que no es una categoría literaria inferior si no al revés. Y que no hay que forzar protagonistas masculinos cuando no se siente por temor a que la obra se catalogue como “literatura femenina”, con todo el sentido peyorativo de la expresión. Aunque para mí esto es un poco como el rosa, que si es algo que representa lo femenino entendido como débil pues voy a lucirlo mientras levanto 40kgs de pesas. Pero este no es el caso.

Lo que más me ha maravillado del libro es que son relatos independientes pero de alguna forma todo tiene sentido en lo que viene siendo la vida natural de la mujer. En <<Los ojos rotos>>, nos traslada a un centro psiquiátrico en el que hay romance con un fantasma (ya me he enganchado nena). En <<Malena, una vida hervida>>, puedes sentir el crujir de las tripas de Malena, que se pasa la vida pasando hambre, algunos dicen que por amor. Pero para mí es justamente por la falta de éste. Me encanta porque trata ese momento en el que por fin intimas con alguien a quien tenías mitificado y descubres que es un fracaso. La decepción como consuelo es un poco mi rollo en 2017.

<<Bárbara contra la muerte>> es mi favorito, pues Bárbara no es más que una niña que ve muy de frente (pero no como te lo esperas) la muerte y decide plantarle cara. Ahí. A saco. Y a mí estas historias siempre me pueden porque yo soy una cobarde. <<Amor de madre>> y <<La buena hija>> (este es el último), tratan la maternidad como dos caras de una moneda: la perspectiva de la hija y la de la maternidad y todo lo que conlleva. Los sentimientos por encima de los lazos sanguíneos, la obligatoriedad de asumir los cuidados de los mayores por parte de las hijas. Esa relación tan extraña que enfrenta y a la vez une las relaciones madre e hija que las vuelve intensas, a ratos asfixiantes y otras tremendamente liberadoras. Confesaré que las últimas frases de <<La buena hija>>, que constituyen el final del libro, casi me han sacado una lagrimita amarga.

<<El vocabulario de los balcones>> es una historia de un enamoramiento idílico como el que tengo yo con Harry Styles desde la distancia de unos metros, y la verdad, creo que es el relato que menos me ha gustado, no porque no fuese bien intenso y barroco si no porque personalmente estoy un poco harta de las historias de mujeres que se enamoran. De este modo, tampoco me ha parecido especialmente destacable <<Modelos de mujer>>, puesto que retrata la mujer lista pero fea vs. la mujer físicamente perfecta pero tonta, no enfrentadas pero sí expuestas al escrutinio de un director de cine y BLEH. P E R E Z A.

¿Pero te ha molao el libro o no?

Aún así en conjunto es un libro tremendamente fácil de leer pese a sus párrafos de página y media sin ningún punto que aceleran y tensan la lectura haciéndola muy apta para gente con problemas de ansiedad, como yo. La verdad es que hubo algunos párrafos que me parecieron realmente abusivos y literariamente eróticos en el mejor de los sentidos.

Nota final: yo que no soy nada en la vida le doy una nota de 8/10 porque soy una bellísima persona. Y mujer. Llena de matices. Como las de Almudena Grandes.

Mañana leeré El Señor de las moscas de William Golding.

Plural: 4 Comentarios Añadir valoración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *