Voy a leer 1 libro al día durante 7 días. ¡Lo conseguí!

¿Has leído alguna vez un libro al día durante una semana?

YO SÍ.

Mi nivel de autoestima RAIT NAU

Pues sí amigas. Os diré que voy a intentar que la reseña de esta maravillosa novela gráfica sea corta porque estoy un poco cansada, pero ha sido una semana apasionante. Desde los descubrimientos hasta los clásicos, todos y cada uno de los libros seleccionados me han aportado algo importante. Ya sé que puede parecer un topicazo, pero en serio. Será que he sabido escoger bien. No me suele pasar muy a menudo.

Día 7. MAUS – Art Spiegelman, 1991. Reservoir Books. 296 páginas

Este libro no es muy underground que digamos, más que nada porque ganó el premio Pulitzer en 1992. De este modo, se convirtió en nada más y nada menos que la primera novela gráfica en ganar dicho premio. ¿O comic?. Os lo digo desde ya: no tengo ni idea de comics o novelas gráficas, pero suelo apreciar mucho el género las veces que lo he disfrutado. Esto significa que estoy abierta a todo tipo de recomendaciones.

¿De qué va Maus de Art Spiegelman?

Copiando tal cual la sinopsis del mismo libro, Maus es la biografía de Vladek Spiegelman, un judío polaco superviviente de los campos de exterminio nazis, contada a través de su hijo Art. Con esta obra, Art quiere dejar constancia de la tragedia que supuso el régimen nazi para millones de personas, desde los primeros indicios hasta el final de la guerra. Vladek Spiegelman era un superviviente, y sólo hay que ver como lucha por seguir adelante desde el inicio. Lo hace por instinto pero también por su mujer, Anja, por quien profesa un amor que ríete tú del ¡Buenos días, princesa! de Benigni. Ambos permanecieron juntos, pernoctando en múltiples búnkers hasta que intentando llegar a Hungría fueron capturados y llevados a Auschwitz. Al final, lograron sobrevivir al campo de concentración y acabaron trasladándose a Nueva York.

Que nadie olvide

Art narra la historia en presente. Para ello, se representa a sí mismo entrevistando a su padre. Al principio, puede que te parezca poco acertado el modo en que ha decidido exponer la historia, pero nada más lejos de la realidad. De  este modo, no sólo vemos el sufrimiento por el que tuvo que pasar su familia, si no también como en el momento en el cual la escribe, dicha experiencia afecta no sólo la manera de ser de su padre, obviamente, si no también al mismo Art. Y es que la carga emocional que ello supone es un peso incalculable. Imposible de eliminar en vida pero que además, acaba traspasándose a las generaciones posteriores. Es por este motivo que son tan importantes las leyes de memoria histórica. Ehem.

El amor que te mantiene en vida

Como alguien me llame cursi le pego. El amor lo puede todo. Es flipante, pero es así. Puede que no consiga que Cañete deje de comerse yogures caducados, pero las mejores cosas en este mundo se han hecho por amor. Desde el mismo MAUS, un poco por curar heridas, un poco por amor a su familia, de una manera absolutamente honesta, por cierto. Y es que lo que mantuvo en vida a Vladek Spiegelman fue precisamente el amor que sentía por su mujer, y cuando amas de verdad, estás dispuesto a enfrentarte a todo, porque quieres seguir vivo, porque merece la pena vivir.

Lo mejor del libro: como Art Spiegelman se muestra a sí mismo y a su padre con absoluta honestidad. Es decir: con sus traumas, sus manías y sus absurdidades. De hecho, en más de algún momento, pueden reprocharse muchos de los comportamientos que tiene su padre con su actual mujer, Mala. Pero es que minutos después, es inevitable ponerse en su lugar y pensar, ¿pero qué más quieres de este pobre hombre?. Un 10.
Fake it till you make it

La fuerza y la templanza que tiene Vladek, mezclada con una especie de optimismo sensato que le empuja a pensar con rapidez, a ver las oportunidades y a racionar sus cuatro trozos de comida por si vienen tiempos peores, son la clave de la supervivencia. Me muero con la capacidad que tiene de infiltrarse en situaciones que podían volverse tremendamente hostiles en un sólo segundo. Con su capacidad de salir del búnker a por comida teniendo la seguridad de que iba a volver. Pero sobre todo, con todo lo que lucha para que su mujer se mantenga en vida, serena y con la esperanza de que salgan con vida junto a él. 

Entonces maus de art spiegelman bien, ¿no?

Pues sí. Me ha parecido magistral. Le daría otro Pulitzer. Considero que transmite el mensaje de una manera tremendamente visceral y directa. La idea de representar a los personajes como animales: sencillamente inesperada y fundamental para simplificar la trama. De hecho, creo que este hecho la convierte en una obra ideal para todos los públicos. Bueno, menos el público infantil, ya me entendéis. Me ha dejado un poso de tristeza amargo por la incomprensión de que algo así haya podido pasar. Pero también un gran torrente de esperanza. Maus nos da la certeza de que somos más cuando estamos unidos. De que estamos por encima de cualquier bestialidad, de que nos tenemos los unos a los otros.

Aquí tenéis el resto de libros que he leído (y disfrutado) para este challenge:

Modelos de mujer de Almudena Grandes.

El señor de las moscas de William Golding.

El extranjero de Albert Camus.

Algo supuestamente divertido que no volveré a hacer de Foster Wallace.

La secta de la Tierra Plana de Óscar Alarcia.

Yerma de Federico García Lorca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *