El mar todo lo cura

Cuatro veces cuatro remolinos recorriendo tu pelo. Brotando de la noche a la mañana sin tiempo a reaccionar, tomando café hirviendo a destiempo.

“El mar todo lo cura”, decíamos. Baños de agua salada y nosotras imaginando que las burbujas del desencuentro son puertas a otros mundos, mares de posibilidades que se quedan aquí, envolviéndonos, recordándonos que absolutamente todo es posible, que los mares también entierran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .