El power ranger rosa de Christo Casas

¿Te vienes? ¿Curras? ¿Y eso? Yo creo que la uni es para disfrutar, ya tendremos tiempo de currar cuando acabemos la carrera, tío.

El power ranger rosa de Christo Casas, editorial niños gratis*

Hacía mucho tiempo que le hacía ojitos a El power ranger rosa, poniéndole like en todas las fotos de instagram. Con el inicio del verano he llenado todos los huecos posibles de playa, y muy pronto me di cuenta de que había llegado nuestro momento. Necesitaba acompañarme de grandes pequeñas cosas, libros pequeños que mitigaran el ruido de los padres gritando a sus hijos, de los niños gritando a sus padres.

Pero los que no somos como ellos, tú, y yo, y tu tía, tenemos que aprender a retirarnos a tiempo y a correr más rápido. A ser más listos. Y a ser más fuertes. No hay nada más débil que un hombretón.

El power ranger rosa de Christo Casas, editorial niños gratis*

El power ranger rosa es una barbaridad. Como poner la sombrilla a la altura justa, como pasar el día en la playa y no quemarse, como comer sandía en la orilla mientras hundes los pies en la arena fresquita. Leí El power ranger rosa cambiando varias veces de postura, contestándole a veces en voz alta, totalmente enamorada de él, pero sobre todo totalmente enamorada de esa abuela.

Hay personas que disfrutan sabiéndose dueñas del tiempo ajeno. Te las imaginas como terratenientes amargados, señoras con collares de perlas, espaldas como armarios que fuman puros habanos. Y sin embargo aquí está una muchacha de veintipocos que ya se cree La Reina del Minutero, ¿o soy yo quien le exige ser dueño de su tiempo?

El power ranger rosa de Christo Casas, editorial niños gratis*

Esta joyita me ha hecho pensar en muchísimas cosas. Para empezar, que a pesar de todo nunca nada sale más a cuenta que ser valiente, que provenimos de pequeños grandes actos de coraje, que nada es más bonito que darse cuenta de que el mundo no es solo eso que te habían obligado a tragar y que, en cuanto cambias la dirección, se vuelve un lugar lleno de referentes, de ejemplos a seguir. Aunque El power ranger rosa sea más bien el instante anterior a todo esto, me gusta pensar que sigue así. Que es posible. A pesar de todo.

Y que las novelas cortas y excelentes que se leen en un suspiro son como un abrazo fuerte en mitad de la noche en un bar lleno de gente. Que aunque no sea una historia alegre, a mí me ha alegrado la vida pensar que historias así puedan escribirse.

Gracias Christo Casas, no voy a dejar de recomendarlo. Y gracias niños gratis* por esta edición tan preciosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .