Siroco

<<A esta mujer le está dando un Siroco, solo hay que verla>>, le dije a mis múltiples personalidades mientras veía como goteaba su desprecio teñido de barro por todo el espacio que compartía coordenadas con sus ojos. No había signos de amabilidad, el calor del odio a sí misma fundía cualquier sonrisa y sus familiares,…

Tramontana

Por dondequiera que vas escampas y democráticamente repartes entre los presentes, sin mirar a los ojos. Manos vidriosas chirriando al frotarse, temerosas de posarse sobre superficies inestables. Pero la Tramontana solo molesta a aquellos que no tienen nada que ofrecer, aquellos que están pero no son, aquellos que solamente son capaces de mirar hacia dentro….