Apegos feroces de Vivian Gornick

Es decir, las cosas siempre acababan mal, pero en la debacle había grandeza. La moraleja de mis historias era precisamente que la vida es trágica. Estar <<en estado de tragedia>> equivalía a salvarse de lo que yo asumía que eran los banales pesares de mi popia vida, a los que no encontraba ningún sentido. Salvarme…